70 años de incumplimiento de la mejor norma de todos los tiempos:

la Declaración Universal de los Derechos Humanos.